42.4 C
Corrientes
1 octubre, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Información General

Adultos mayores abrieron un club que depende de su propia solidaridad

[dropcap]E[/dropcap]l club de los abuelos “Che Taitá”, que significa en guaraní “papá de mi papá”, surgió en el 2009 cuando en principio se reunieron alrededor de diez adultos mayores en la biblioteca del barrio Santa Teresita en el marco de un programa provincial que duró un año.

Por la amistad que crearon y la necesidad de estar acompañados, decidieron crear una ONG con personería jurídica que depende sólo de sus propios fundadores. Ayer, los 45 integrantes que la conforman celebraron el cumpleaños de nueve personas y contaron a El Litoral la fortaleza que tuvieron para levantar una organización con el objetivo de brindar ayuda a los ancianos.

“En el año 2009 en la biblioteca del barrio bajaron un programa del Gobierno provincial dirigido a los abuelos; yo junto con mi esposa estaba en la comisión de la biblioteca. Finalizó ese mismo año y en el 2010 empezamos a juntarnos en el mes de marzo porque a los abuelos les gustó la integración que se logró. Ellos sólo querían juntarse, sentirse acompañados. El club creció y en el 2014 logramos la personería jurídica”, contó Marcelino (Nino) Cabaña, secretario de la ONG.

El club funciona en la casa de Marcelino y los integrantes colaboran con 5 pesos una vez al mes para comprar algunas cosas que después comparten con el grupo. Las reuniones se realiza los días lunes y martes de 16 a 18. Dan talleres de tejido, bijouterie y cestería, y las profesoras son las mismas abuelas que se ofrecen como voluntarias para enseñar a sus compañeros.

“Los abuelos llegan y pueden aprender lo que quieran, algunos sólo van a conversar y compartir un momento. El objetivo de esta ONG es que ellos se sientan bien. Hay una abuela que viene desde General Paz al 100 porque la invitó una amiga, no sólo llegan de este barrio. Entre ellos transmiten la alegría que hay en este lugar y se van sumando”, comentó.

También de forma voluntaria se acercan asistentes sociales a dar charlas y están en contacto con el Hospital Geriátrico por si alguno necesita ayuda.

“Todos los abuelos son muy religiosos y se reúnen otros días a rezar en otras casas, es infaltable la bendición en la mesa antes de comer, por ejemplo”, dijo Marcelino, quien aclaró que a estos dos días de la semana cuando se reúnen, se suman otros eventos en los que participan, como el Tekové Abuelos, al que van como invitados.

El jueves pasado, en una jornada que organizó la Provincia, ganaron un horno eléctrico con el que prometen hacer pan casero y chipá para el grupo. En esta oportunidad participaron del concurso “Abuelos de Película” y se disfrazaron de John Travolta y compañeras, imitando una coreografía de baile.

En el mediodía de ayer celebraron nueve cumpleaños, el mayor de los abuelos tiene 85 años y muchos de ellos superan los 75. En dos mesas largas adornadas para la ocasión, después de una entrada comieron arroz con pollo; todos colaboraron con la comida.

“Lo principal para ellos es juntarse con sus amigos, estar acompañados”, dijo con humildad Marcelino, quien junto a su esposa ofrecen una casa que hoy es un club que cobija a un grupo de personas que en esta etapa de la vida sólo pretenden ser felices.

Fuente: El Litoral 

Related posts

Se encuentran habilitadas las tarjetas Mbareté y Mamá Mbareté

Eugenia Godoy

Clubes de Abuelos visitaron Santa Ana y disfrutaron de una jornada al aire libre

VIVIR PLENAMENTE

Colombia| Hasta 8 años de cárcel tendrá que pagar quien abandone o maltrate a un adulto mayor

Eugenia Godoy

Deje un Comentario