19.9 C
Corrientes
26 octubre, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Información General

Aumentaron las llamadas a la línea 102 por maltrato hacia adultos mayores

[dropcap]L[/dropcap]a pro­ble­má­ti­ca del mal­tra­to a los adul­tos ma­yo­res es un fla­ge­lo en cre­ci­mien­to en la so­cie­dad ac­tual y, an­te di­cho es­ce­na­rio, dí­as atrás se re­a­li­zó en el Co­le­gio de Ma­gis­tra­dos de Co­rrien­tes la jor­na­da de Re­fle­xión Abier­ta so­bre “Des­pro­tec­ción y Vio­len­cia Con­tra la Ter­ce­ra Edad”. En el mar­co del even­to se su­po que van en au­men­to los lla­ma­dos a las lí­ne­as gra­tui­tas pa­ra asen­tar de­nun­cias.
El pa­dre Ro­ber­to Pi­ni, en­car­ga­do del re­fu­gio Be­a­to Juan Pa­blo II, la li­cen­cia­da Nelly Pin­tos, di­rec­to­ra del Área de la Ter­ce­ra Edad del Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial de la Pro­vin­cia y la psi­có­lo­ga Ma­ría Isa­bel D’An­dre­a, del Cuer­po de Psi­co­lo­gía Fo­ren­se del Po­der Ju­di­cial, fue­ron los pa­ne­lis­tas que ex­pu­sie­ron so­bre in­di­ca­do­res, ti­pos de mal­tra­to, psi­co­lo­gía del en­ve­je­ci­mien­to, el rol y com­pro­mi­so de la so­cie­dad, las fun­ción del es­ta­do y otras cues­tio­nes re­la­cio­na­das a los adul­tos ma­yo­res.
En vir­tud de la ex­pe­rien­cia a car­go de un área cru­cial co­mo es la Di­rec­ción de Adul­tos Ma­yo­res, Pin­tos brin­dó de­ta­lles del da­to más so­bre­sa­lien­te, la can­ti­dad de lla­ma­dos “en au­men­to” que re­ci­ben a la lí­nea gra­tui­ta 102.
“La ver­dad es que he­mos lle­ga­do a la con­clu­sión de que muy po­ca gen­te sa­be a dón­de re­cu­rrir cuan­do se pre­sen­ta a un ca­so de mal­tra­to. Pe­ro a par­tir de la exis­ten­cia de nues­tra Di­rec­ción, de la par­ti­ci­pa­ción de los co­mu­ni­ca­do­res y de los me­dios de in­for­ma­ción pa­ra pro­mo­ver el cui­da­do de la Ter­ce­ra Edad, aho­ra la gen­te sa­be que pue­de re­cu­rrir a nues­tra Di­rec­ción en ca­so de emer­gen­cias y tam­bién lla­mar a es­ta lí­nea gra­tui­ta que nos con­ce­dió Mi­no­ri­dad y Fa­mi­lia”, des­ta­có Pin­tos a es­te dia­rio.

“En 2014 y 2015 he­mos re­ci­bi­do más de­nun­cias que en 2011. Se da por­que la gen­te an­tes no sa­bía dón­de re­cu­rrir o bien por­que aho­ra hay mu­cho más in­for­ma­ción dis­po­ni­ble”, agre­gó.

La so­le­dad es el prin­ci­pal mal­tra­to
Con­sul­ta­da Pin­tos cuál es el prin­ci­pal pa­de­ci­mien­to de la ter­ce­ra edad, la di­rec­to­ra del área sos­tu­vo que es la “so­le­dad”. “Es tre­men­do, has­ta los mis­mos fa­mi­lia­res los de­jan so­los, es in­cre­í­ble ver el aban­do­no de los hi­jos. Por eso no­so­tros les de­ci­mos “no es­pe­res lle­var una flor al ce­men­te­rio”, ellos es­tán es­pe­ran­do esa vi­si­ta a to­mar un té, un abra­zo, es ver­dad que to­dos lle­van una vi­da ace­le­ra­da, que con fre­cuen­cia las ac­ti­vi­da­des nos su­pe­ran y nos ol­vi­da­mos”, re­mar­có.
Los tres di­ser­tan­tes coin­ci­die­ron e hi­cie­ron hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de que se “to­me una re­al con­cien­cia de la mag­ni­tud del pro­ble­ma del mal­tra­to y la vio­len­cia en la ter­ce­ra edad”, pa­ra lo que re­sal­ta­ron el com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía y de las pro­pias fa­mi­lias.
“Don­de hay ca­ren­cia afec­ti­va hay vul­ne­ra­bi­li­dad, los adul­tos vi­ven con te­mor. La so­cie­dad to­da y las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do de­ben cu­brir es­tas ne­ce­si­da­des.
Hay ba­ches ju­rí­di­cos e ins­ti­tu­cio­na­les cuan­do se tie­nen que to­mar ac­cio­nes con­cre­tas en re­la­ción a los an­cia­nos y a las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle”, di­jo el pres­bí­te­ro Ro­ber­to Pi­ni, y des­ta­có “el rol que cum­plen nues­tros an­cia­nos que son la sín­te­sis de nues­tra cul­tu­ra e iden­ti­dad”.
Por su par­te, la li­cen­cia­da D’An­drea se re­fi­rió a la psi­co­lo­gía en el en­ve­je­ci­mien­to y se­ña­ló: “Ac­tual­men­te se da una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te en el adul­to ma­yor, ya que exis­te un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la re­la­ción de la so­cie­dad con el su­je­to an­cia­no.
Tam­bién se ex­pla­yó so­bre los de­sa­fí­os del en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal y “la ne­ce­si­dad de me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de los adul­tos”.

Principios de las Naciones Unidas a favor de las personas de edad

Las Na­cio­nes Uni­das es­ta­ble­cie­ron una se­rie de prin­ci­pios a se­guir con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var la in­te­gri­dad y la in­clu­sión de los adul­tos ma­yo­res en su en­tor­no. En­tre las pro­pues­tas, es­ta­ble­cen la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar las con­di­cio­nes pa­ra su “in­de­pen­den­cia”.
En ese sen­ti­do, ins­tau­ra “el ac­ce­so a ali­men­ta­ción, agua, vi­vien­da, ves­tua­rio y aten­ción de sa­lud ade­cua­dos me­dian­te la pro­vi­sión de in­gre­sos, el apo­yo de sus fa­mi­lias, de la co­mu­ni­dad y su pro­pia au­to­su­fi­cien­cia”, des­ta­ca el in­for­me.
Asi­mis­mo, es­ta­ble­ce un ma­yor ac­ce­so a “o­por­tu­ni­da­des de tra­ba­jar pa­ra ge­ne­rar in­gre­sos”.
Tam­bién a “par­ti­ci­par en la de­ter­mi­na­ción de cuán­do y en qué me­di­da de­ja­rán de de­sem­pe­ñar ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les”.
A su vez es­ta­ble­ce la ne­ce­si­dad de “ac­ce­so a pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y de for­ma­ción ade­cua­do”.
“La po­si­bi­li­dad de vi­vir en en­tor­nos se­gu­ros y adap­ta­bles a sus pre­fe­ren­cias per­so­na­les y a la evo­lu­ción de sus ca­pa­ci­da­des”, agre­ga el do­cu­men­to.
Tam­bién a “re­si­dir en su pro­pio do­mi­ci­lio por tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble”.
En cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción, las Na­cio­nes Uni­das pre­go­nan el ide­al de “per­ma­ne­cer in­te­gra­das en la so­cie­dad, par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la for­mu­la­ción y la apli­ca­ción de las po­lí­ti­cas que afec­ten di­rec­ta­men­te a su bie­nes­tar y po­der com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos y pe­ri­cias con las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes”.
Tam­bién pro­po­ne que el adul­to ma­yor pue­da “bus­car y apro­ve­char opor­tu­ni­da­des de pres­tar ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad y de tra­ba­jar co­mo vo­lun­ta­rios en pues­tos apro­pia­dos a sus in­te­re­ses y ca­pa­ci­da­des”.

Fuente Diario época

Related posts

El Hogar Santa Rita también palpita con alegría la Navidad

VIVIR PLENAMENTE

Fiestas para mayores de 60: los abuelos también festejan

VIVIR PLENAMENTE

Denuncian ante el INADI al periodista Rodrigo Lussich

Marita

Deje un Comentario