20.8 C
Corrientes
27 noviembre, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Culturales

El chamamé dedicó unas líneas al poeta “Cacho” González Vedoya

Colaboración: Paulo Ferreyra

Diario época

Una de las plumas más reivindicadas del cancionero popular chamamecero es justamente la de Juan Genaro “Cacho” González Vedoya, la primera figura homenajeada en el marco del ciclo “Chamamé en los Museos”. La propuesta comenzó el viernes y forma parte de la celebración de la 26ª Fiesta Nacional del Chamamé y 12ª Fiesta del Chamamé del MERCOSUR que se realiza en varios museos de la ciudad.

“Cuando uno comienza a recibir tantos homenajes no sabe si ponerse contento o pensar en el final de la vida. Quizás estoy cerca de morir. Sin embargo pienso que el artista -aunque yo no me considero un artista- necesita de la caricia de la gente y de la gente que está en cultura, es como decirte está bien lo que hiciste. Seguí adelante”, comentó González Vedoya frente a un puñado de personas que se acercó a escucharlo. Los homenajes continuaban ayer por la tarde con Julián Zini y mañana será el turno de Enrique Piñeyro.

El viernes por la tarde, mientras el sol resistía morir ante una tarde cargada de calor y humedad, el edificio de “Casa Martínez” se colmó de emotividades, anécdotas y recuerdos en torno al destacado escritor. El poeta, quien hizo obras emblemáticas como “Nati el campanero”, “Miguelito el farolero”, “Sinesio el barrilero”, “Valdez carpinchero”, “Cambá rulito”, “Dorico”, obras compuesta con Pocho Roch, pero además compuso la inolvidable obra de “Por Santa Rosa me voy al río” junto a Antonio Tarragó Ros. La poesía de Cacho viene musicalizada y los músicos como Tajy, Mario Bofill, Edgar Romero Maciel, Mateo Villalba, entre tantos otros que no tuvieron reparo en musicalizarlos.

Antes de comenzar el homenaje, Myriam Fleitas leyó una biografía de “Cacho” González Vedoya escrita por Pedro Zubietta. Seguidamente, sentados bajo el alero de “Casa Martínez”, María Laura Ribas entrevistó al poeta, “la intensión es una entrevista en profundidad, escarbar un poco su vida y su obra”, resaltó la periodista.

Al ser consultado sobre su poesía y la música “Cacho” expresó que tiene incorporado la música desde muy chico. “La estructura musical está en mí y la poesía sale con música. Cuando escribo incluso poesía libre me dicen algunos que ya tiene música”, comenta.

Las anécdotas y comentarios fueron escudriñando la vida de “Cacho” y la emoción llegó rápido, golpeó sus ojos y truncó la voz. Hubo un silencio, después se salió del pozo con un sapucai y aplausos muy largos. Sobre el origen de sus composiciones, de sus poemas “Cacho” hace una pausa y advierte, “hoy justamente estuve pensando de dónde vengo a escribir canciones y poemas, pensaba que todo es de Itatí, mi pueblo allá por los años ‘40 y ‘50. De Itatí viene todo, mi padre, mi madre y mi hermana eran maestros. Mi padre escribía poesía, el fue mi primer maestro y en el fondo uno quiere ser como el viejo, yo quería ser poeta como mi padre”, advierte.

“Si de algo quizás pueda jactarme en la vida es que viví mucho, yo me me fui al corazón y a la parte espiritual de la gente. Itatí me dio mucho más de lo que yo pude devolverle. Antes Itatí eran tres cuadras de este lado del río. Allá nos conocíamos todos, uno se enfermaba y al otro día yo iba a preguntar como amaneció. Un ambiente muy amoroso. La raíz de mi poesía está en Itatí”. Por último el poeta insinuó que “los poetas no deben mentir, sobre todo si pertenece a la juglaría, el que cuenta las cosas de su pueblo. Hay que ser fiel al pueblo”, dijo.

En los árboles una chicharra canta y se corea con otra, el sonido cuesta arrancar y después se extiende sin fin. Sopla una brisa y las hojas más altas se mecen, la brisa no llega al rostro. Sobre la amistad “Cacho” se quedó sin palabras, “hablar sobre ello me conmueve, ni la palabra se puede tocar”, destacó. Por último González Vedoya recibió una distinción por parte de su amigo Héctor Belaustegui, y resaltó: “Felicito a quienes organizaron este encuentro. Los homenajes hay que hacerlos en vida, para que un creador como “Cacho” pueda palpar el cariño de la gente”
.

Related posts

“Siete sonetos medicinales”, de Almafuerte | Por Laila Daitter

Eugenia Godoy

Coronavirus y mayores de 65: “Vejez, humor y aguante”

Eugenia Godoy

Diana María junto a la Orquesta Sinfónica de la prefectura Naval Argentina

VIVIR PLENAMENTE

Deje un Comentario