25.9 C
Corrientes
19 septiembre, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Salud y Bienestar

Ideas para disfrutar a pleno las vacaciones de invierno

[dropcap]P[/dropcap]or fin llegan las maravillosas y esperadas vacaciones de invierno. El momento ideal para descansar a mediados de año. ¿Pero cómo hacerlo para que éstas no se transformen en un sin fin de exigencias? ¿Cómo poder aprovechar las vacaciones de invierno a favor de nuestros niños y familia?

En primer lugar, hay que entender que las vacaciones de invierno son un corto periodo de tiempo para que los niños puedan descansar de las exigencias del colegio y no un espacio para programar cientos de panoramas perfectos todos los días. Al contrario, las vacaciones podemos ocuparlas a favor de múltiples otros aspectos:

  1. TRABAJAR Y POTENCIAR LOS VÍNCULOS FAMILIARES

Las vacaciones de invierno son un excelente momento para pasar más tiempo juntos. Debido a las largas y exigentes jornadas escolares, los niños tienen poco tiempo para disfrutar con sus hermanos, primos, padres y abuelos. Este es un excelente momento para reunirse, para jugar juegos de mesa: uno, palitos chinos, yenga, pictonary… A los niños de esta edad les encantan esos tipos de juegos; son muy sencillos, pero los mantienen muy entretenidos y conectados entre si.

  1. FOMENTAR LA SOCIALIZACIÓN Y LA EMPATÍA CON LOS DEMÁS

Las vacaciones de invierno son una gran instancia para que los niños puedan tener algunos panoramas con sus compañeros de curso, primos o hermanos. Panoramas simples que favorezcan la socialización, la empatía, ceder, el humor. El rol del adulto no es llenarlo de actividades, sino fomentar que sea el niño el capaz de pensar en la otra persona; que quiera invitarlo, ponerse en su lugar y preguntarse qué cosas le gustaría hacer con el otro, cómo el otro lo pasaría bien y disfrutaría el momento.

Éste es un ejercicio que ayuda a disminuir el egocentrismo y favorece la empatía, poniéndose en el lugar del otro, ‘lo que el otro quiere hacer, lo que al otro le gusta’, en vez de estar tan centrado en ‘lo que yo quiero hacer’.

El adulto puede ir regulando que estos panoramas sean simples y adecuados al contexto y haciendo preguntas que favorezcan estos aspectos. Por ejemplo: ¿A quién te gustaría invitar? v/s “Invita a este niño”; “Qué crees tú que a él o a ella le gustaría comer? v/s “Comamos pizza”… Y si el niño responde algo muy exagerado o grandioso, también es la ocasión de ir conectándolo con lo inadecuado que eso puede ser y continuar haciéndoles preguntas hasta que surja algo más contextualizado.

  1. POTENCIAR UNA POSTURA AUTÓNOMA Y PROTAGÓNICA

Las vacaciones no se tienen que transformar en que los padres llenen de actividades a sus hijos. También es necesario que ellos administren sus tiempos, que sean capaces de hacerse cargo y lidiar con el ‘temido aburrimiento’. No pasa nada malo si se aburren, al contrario, de ahí pueden surgir distintos talentos, recursos o pasatiempos de nuestros hijos. Este ítem apunta a que los niños en esta edad, no adopten un rol pasivo, donde los demás los entretengan, sino que ellos se hagan cargo de cómo van a aprovechar sus vacaciones. Insisto que esto no es libertad absoluta para que armen costosos y exigentes panoramas, sino que cosas simples, pero que sean capaz de hacerse cargo de cómo administran sus vacaciones y cómo se harán cargo de los ‘tiempos muertos’ o más aburridos.

  1. POTENCIAR Y FOMENTAR EL AUTOCUIDADO:

Las vacaciones de invierno no son sinónimo de “hago lo que quiero”, “me duermo a la hora que quiero”, muy por el contrario, es una oportunidad para descansar de todo el semestre. Poder dormir, recuperar fuerzas, comer bien, hacer deportes. Acá el papel de los padres es fomentar este aspecto y estar atento y poner atajo a los excesos como pueden ser la comida chatarra excesiva, acostarse muy tarde varios días, estar la mayor parte del día o de la noche conectados al computador o a juegos electrónicos.

  1. PLANTEARSE OBJETIVOS PARA EL SEGUNDO SEMESTRE:

Las vacaciones de invierno son una buena instancia para disminuir el ritmo, descansar, observar con mayor calma el semestre que acaba de pasar, conectarse con aspectos que debo mantener, otros que debo modificar. Conectarse con aprendizajes obtenidos: propios, de los demás, frente a situaciones difíciles. En base a este análisis, se puede trabajar con los niños, cuales serán los objetivos para el segundo semestre que se viene, en todos los niveles: personal, social, familiar, escolar y recreativo. Es muy importante que los niños tengan metas, objetivos claros y concretos para su desarrollo y bienestar.

  1. LOS VALIOSOS PASATIEMPOS:

Las vacaciones de invierno son una gran oportunidad para que los niños descubran algún hobbie o pasatiempo. Si ya lo tienen, es un excelente periodo para que puedan ocupar el tiempo en ellos. La pintura, leer, dibujar, tocar algún instrumento. El rol principal acá de los padres es poder anticiparse y disponer de los materiales necesarios para que el niño o niña potencien y ocupen su tiempo en sus hobbies.

Fuente: http://hacerfamilia.cl/

Related posts

Ofrecieron caña con ruda en la plaza Cabral cumpliendo la tradición de ahuyentar los males

VIVIR PLENAMENTE

Nutrición apta para los día de calor

VIVIR PLENAMENTE

Se presentó el Plan Especial para la Atención del Asma Bronquial

VIVIR PLENAMENTE

Deje un Comentario