29.9 C
Corrientes
23 septiembre, 2020
VIVIR PLENAMENTE
Tona Galvaliz

¿Eres sensible o susceptible? l Por Tona Galvaliz

No siempre nos tomamos igual las cosas que nos pasan. Aunque se parezcan, no son lo mismo la sensibilidad que la susceptibilidad.

Sabemos que la realidad es dual, tiene aspectos buenos-positivos y aspectos malos-negativos. Percibir sólo uno de ellos nos limita la capacidad de comprensión.

De es­coger entre uno de ellos, es preferible lo positivo, lo ideal es alcanzar un estado de equilibrio, donde sin desconocer el error, la falsedad e incluso la maldad relativa, trabajemos siempre por la verdad, el bien, la bondad y la belleza, es decir por los valores.

Si alguien siente que le está afectando su sensibilidad, lo que puede hacer es polarizar esta capacidad inclinando hacia lo po­sitivo.

En cuanto a la sensibilidad, es un arma de doble filo. Puede ser nociva, cuando no se sabe cómo administrarla, convirtiéndonos en víctimas de nuestra propia sensi­bilidad. Y, es una bendición especial el percibir la realidad de una manera más exacta y adecuada. 

Existe la sensibilidad negativa, la cual abre la percepción de quien la posee hacia lo inferior, en lugar de lo superior, las personas sensibles en este tipo, no saben cómo manejar esta capacidad, sufriendo en la mayoría de los casos, por lo que captan de los lugares o de las personas que cono­cen, ya que se dan cuenta de cosas bajas y oscuras, que los dañan a nivel energético, físico, psicológico y espiritual.

Las personas sensibles que desarrollan su capacidad de intuición y empatía, pueden ponerse en el lugar del otro, entender y conectar con sus estados de ánimo, tratando de captar de forma sutil todo lo que los rodea. Esa sensibilidad pueden usarla a favor o en contra de otros o de sí mismos, ya que pueden ser muy compasivos o bien muy hirientes y manipuladores, depende de los valores con los que vive la persona.

5 características de personas sensibles:

  1. Son muy observadores.
  2. Tienen un profundo conocimiento personal de sí mismos.
  3. Disfrutan de la soledad y vida íntima.
  4. Viven todo con mayor intensidad.
  5. Aprecian los pequeños detalles.

Una persona susceptible es una persona “sujeta a” o “propensa a” sufrir cambios de sentimientos con facilidad, es frágil emocionalmente, sensible, demasiado delicada, vulnerable, quisquillosa; se ofende con facilidad con cualquier cosa o pretexto, tiende a tomarse las cosas de modo personal.

La susceptibilidad implica una falta de madurez, un equilibrio psíquico frágil, que aún no ha desarrollado la capacidad de gestión emocional.

El victimismo viene del egoísmo y de la susceptibilidad. Es lo opuesto de la empatía y nobleza del corazón.

Las personas susceptibles suelen tener conflictos con todo el mundo y, se sienten ofendidos por todo. Suelen ser desconfiadas y reaccionan de manera hostil y a la defensiva, especialmente cuando se les dice algo, o si alguien les realiza una observación o comentario lo considera como una crítica o perjuicio.

El origen del problema en individuos susceptibles, es la “creencia irracional” de que esperan que “todo el mundo le trate bien todo el tiempo”, viviendo egocéntricamente (el ombligo del mundo). ¿Cómo interpretar esas creencias de “buen trato” en los sucesibles?

Síntomas del susceptible: Una de las características principales es la negación, transfieren los problemas a los demás, critica excesiva, alta exigencia a otros, dificultad para responsabilizarse en los fracasos, hipersensibilidad y agresividad frente al rechazo, ignoran halagos, egocéntricos, fragilidad emocional, necesidad de aprobación exagerada, dificultad para aceptar críticas, y escuchar a otros, no piden perdón.

5 características de personas susceptibles:

  1. Son muy Inseguras.
  2. Pierden el control de la situación si se sienten “atacados”.
  3. Les otorgan menos valor a los comentarios positivos que a las críticas.
  4. Buscan el reconocimiento en su entorno.
  5. Reaccionan de manera imprevista.

 

Percibirse susceptible ya es un gran paso para avanzar en la superación personal, el segundo paso sería pedir ayuda profesional para recibir acompañamiento terapéutico y alcanzar una mejora en el grado de bienestar, satisfacción y equilibrio. Para los que no aun no me conocen, profesionalmente me dedico justamente al desarrollo humano acompañando procesos de cambio y transformación personal, dentro y fuera de las organizaciones.

Te mando un beso inmenso @Tona Galvaliz

 

Related posts

¿Por qué perdonar?| Por Tona Galvaliz

Eugenia Godoy

Atrapados por la deshumanización | Por @TonaGalvaliz

Eugenia Godoy

Vida y muerte, dos caras de la misma moneda | Por Tona Galvaliz

Eugenia Godoy

Deje un Comentario